Museo de la Cuchillería de Albacete. Concurso Primer Premio

 

 

CARACOL

CONTINUIDAD URBANA

La rehabilitación y ampliación de la Casa del Hortelano para Museo de Cuchillería permite establecer nuevas relaciones entre espacios contiguos pero segregados: Plaza del Ayuntamiento y Catedral. El proyecto concibe este amplio vacío urbano como un espacio único en el que se ubican dos edificios de evidente relevancia en el centro histórico de Albacete: la Catedral de San Juan y la Casa del Hortelano.

PATRIMONIO. Dejar ser

La Casa del Hortelano, antaño entre medianeras, responde a una situación de fachada urbana hacia la Catedral. Ha pasado de una situación de edificio frente a una calle, a pabellón aislado en un jardín.
Se plantea un nuevo edificio que establece un contacto tangencial con lo preexistente (Patrimonio), dejando ser. Las únicas conexiones entre el nuevo edificio y la Casa del Hortelano se producen precisamente a través de la medianera volcada a la Plaza.
MUSEO DE CUCHILLERÍA. Un árbol

El Museo de Cuchillería se plantea en continuidad con el espacio urbano inmediato. Una suave rampa, que cubre la medianera de la Casa del Hortelano que mira hacia la Plaza, recorre los espacios expositivos del edificio, recibiendo al visitante frente a la Catedral. Al ascender podemos contemplar la exposición temporal, desde arriba, entre los árboles.

Las circulaciones en el nuevo edificio se enroscan alrededor de una “caja de luz” que relaciona los tres niveles del proyecto. Durante el día el verdor de los árboles se introducirá en el edificio, durante la noche la iluminación interior de esta “caja” alumbrará la Plaza y dotará al edificio de una imagen diferente.

El nuevo edificio libera espacio verde en la Plaza, ofreciendo su sombra, como un árbol.

Arquitectos: Miguel  Hernández Valencia, Esther López Martín, Juliane Potter. Concurso: 1er Premio. 2002.

Colaborador: Francisco J. Domínguez Saborido