Museo Cerámica Triana. Sevilla. Concurso. Primer Premio

PAISAJE ALFAR

El conjunto alfarero que nos llega es fruto de un proceso histórico donde la colonización del espacio interior no se fundamenta en la forma sino en resolver las necesidades que han ido surgiendo: fabricar, ampliar, alojar, almacenar, modernizar, etc. El proyecto se plantea como un proceso más, que pone en valor esta convivencia.
Los nuevos espacios adaptan su altura a la de las construcciones existentes, no rebasando el nivel de planta primera, asomándose desde atrás, levemente, hacia la calle Antillano Campos, por encima de la pieza fabril de menor altura. El proyecto no pretende ser un referente visual en el paisaje urbano exterior que altere el perfil de Triana: Iglesia de Santa Ana, Altozano, el puente, calle Betis, Paseo de la O,… El Centro de la Cerámica será como un regalo, que se descubre cuando nos adentramos en él.
El edificio se organiza como un recorrido continuo, a modo de paseo, entre los hornos del conjunto alfarero. El acceso se realiza a través de la esquina de calle San Jorge y calle Callao, el espacio público se cuela en el edificio, el primer horno se verá ahora desde la calle insinuándonos la entrada.
En la planta alta, a modo de cinta suspendida que se repliega rodeando el conjunto alfarero, se ofrece la nueva zona expositiva, como un molde, en el espacio que queda hasta las medianeras. El repliegue se adapta a la geometría específica de cada conjunto de hornos, permitiendo una relación visual cambiante de las singulares cubiertas de éstos.

Arquitectos: Miguel  Hernández Valencia, Esther López Martín, Juliane Potter, Francisco J. Domínguez Saborido, Ángel González Aguilar. Concurso: 1er Premio. 2009.